Plantas de apartamentos

Árboles falsos


Árboles falsos: adornos interiores y exteriores.


Se pueden encontrar fácilmente árboles, plantas y flores y siempre se garantiza el éxito del mobiliario interior o exterior. Por lo general, hay especies ornamentales, que van desde el elegante Ginkgo, utilizado en los bulevares de la ciudad y en los parques, hasta palmeras exóticas, que decoran las orillas del mar o los centros turísticos de verano. Los elementos de la naturaleza siempre aportan características particularmente agradables a los ambientes, dando armonía y sensaciones positivas.
Las especies ornamentales hacen que el exterior, privado y público, sea espléndido, mientras que los árboles más pequeños pueden embellecer el interior de casas privadas, estudios, oficinas y centros comerciales.
A menudo recurrimos a árboles falsos, artificiales o semi-artificiales, para obtener el mismo resultado estético, pero eliminando todos los aspectos relacionados con el mantenimiento, como el cuidado, la recolección de hojas y el riego. Este aspecto es de fundamental importancia cuando no hay suficiente tiempo para cumplir con estas funciones, o es imposible contratar a un jardinero para realizar trabajos de mantenimiento.

Un árbol de otoño brinda una atmósfera romántica y cálida, y representa una elección doméstica típica, mientras que una palmera también se adapta a entornos de trabajo profesionales. Estos árboles inspirados en los colores del otoño están hechos con hojas amarillas (¡que nunca caen!) Y también se encuentran entre las soluciones más populares. En cambio, son particularmente adecuados para espacios al aire libre, como el patio que da espacio al garaje, o para amueblar una terraza al aire libre, las imitaciones del Gincko, uno de los árboles más buscados por la belleza de sus rodamientos y la simple gracia de sus hojas características. .Siguen numerosas alternativas, como árboles frutales en flor, como cerezas o duraznos. La delicadeza de los colores de sus flores le da a las habitaciones una vitalidad durante toda la primavera, pero capaz de infundir energía y positividad durante todo el año, incluso en las estaciones frías.El Laburnum es muy popular, un hermoso árbol que se eleva en la naturaleza de 4 a 6 metros. Se caracteriza por espléndidas flores de color amarillo brillante recogidas en inflorescencias colgantes. Precisamente, estos peculiares pliegues hacia abajo, tan elegantes y armoniosos con las flores y la parte superior de las ramas, hacen de esta planta un mueble popular.Entre los más populares también el Ficus benjamina, disponible en una gran variedad de opciones, formas y colores, todos con un aspecto elegante y sobrio, casi aséptico, que no caracteriza el medio ambiente de una manera u otra mientras lo hace más Hermoso y acogedor.Aquí hay muchas otras ventajas que conlleva esta solución. Árboles en flor, incluso cuando no deberían estarlo, sin enfermedades o parásitos que puedan atacar a la planta y devorar sus hojas, ningún insecto polinizador que invada el medio ambiente atraído por los aromas que emanan de las flores y las frutas.Un árbol de grandes proporciones puede convertirse en una representación de pequeñas dimensiones, pero también tomar formas particulares. Aquí interviene la habilidad del diseñador, capaz de modelar curvas, proporciones y colores de la mejor manera posible, dando un toque de arte y originalidad característicos de la empresa. productor.Un artículo muy apreciado es la reproducción de coníferas, como pinos, abetos y especialmente cipreses, que se prestan, tanto en la naturaleza como en la ficción, para ser moldeados con formas particulares, un poco como lo hacen con ciertos setos.Un ejemplo típico de un árbol falso es el árbol de Navidad. Además de los grandes árboles decorados en las plazas de las ciudades, en las viviendas son casi siempre imitaciones de abeto, la clásica conífera que simboliza la Navidad. Los artículos de este tipo destinados a Navidad están presentes en el mercado en cantidades incalculables, realmente en todas las versiones posibles.Árboles de diseño falso



Hay reproducciones fieles de varias especies de plantas en el mercado, pero la oferta también incluye interpretaciones más particulares que tienden a alejarse del modelo original que ofrece la naturaleza. Por lo tanto, surgen ideas como árboles de lámparas, donde en lugar de ramas u hojas con forma de hilo encontramos fibras ópticas que acompañan la luz hasta la salida, o simplemente con extremos equipados con pequeñas bombillas de colores. Un árbol que se presta bien a este tipo de interpretación visual es el sauce.
Pero hablemos en este caso del diseño de muebles, que involucra un sector más lateral.
Por supuesto, los árboles falsos no absorben dióxido de carbono, dándonos energía, pero por esta razón hay innovaciones tecnológicas que los científicos han estado desarrollando durante algunos años. Las muestras de árboles artificiales ahora se están extendiendo por todas partes como enormes estructuras capaces de absorber el exceso de dióxido de carbono presente en el aire gracias a filtros especiales. Ciertamente, no hay mucho que ver, en común con los árboles, solo tienen un poste que sostiene una estructura extendida. Sin embargo, con el tiempo, la invención podría mejorarse visualmente para reducir su impacto negativo en el paisaje y transformarse en una estructura con un valor estético añadido.