+
Jardín

Arboles viejos


Introducción general


En el mundo de las plantas, los árboles seculares son aquellas plantas que tienen más de cien años. Entre las especies que viven más tiempo se encuentran el Ginko biloba, originario de China y capaz de alcanzar mil años, el Castaño, muy común también en Italia, el Sequoia, nacido en California y más resistente al tiempo que incluso el Ginko, el taxodio mexicano y el olivo. Seguramente estos especímenes de enormes dimensiones y con características tan particulares siempre despiertan una gran fascinación, si solo pensamos en cuántos eventos han sido testigos. Desafortunadamente, sin embargo, muchos hoy arboles viejos están destinados a desaparecer debido a la acción invasiva del hombre, que los destruye para hacer espacio para edificios civiles y residenciales o para obtener la madera preciosa, empobreciendo cada vez más bosques y áreas ricas en interés naturalista. Precisamente por esta razón, muchas regiones y organismos de protección ambiental, incluso a nivel mundial, están participando activamente con políticas adecuadas para evitar estos eventos. Es importante recordar que arboles viejos tienen la ventaja, además de embellecer y enriquecer el medio ambiente, de producir una mayor cantidad de CO2 debido a su lento proceso de crecimiento y, en consecuencia, demuestran ser una fuente preciosa para el equilibrio ecológico, tanto a nivel de microambiente y macro, que afecta directamente la salud humana. A continuación examinaremos tres de los árboles más bellos de esta rama, a saber, el Sequoia, el Olivo y el Ginko biloba, para conocerlos mejor y aprender a cuidarlos de la manera más correcta posible.

La Sequoia


La Sequoia, cuyo nombre científico es Sequoia sempervirens, pertenece a las Cupressaceae y nació en California. La característica que lo distingue es la altura importante, que alcanza más de ciento veinte metros, por lo que termina en el primer lugar de los árboles más altos. La corteza de estos árboles es gruesa y de tonos rojos, mientras que el follaje tiene forma piramidal. El clima adecuado para su cultivo es húmedo y lluvioso, ya que necesita una gran cantidad de recursos hídricos. Por lo tanto, el suelo perfecto estará bien drenado y con una tendencia arcillosa. Seguramente se debe plantar en un lugar grande y lejos de los agentes contaminantes de las industrias y los escapes de vehículos. Generalmente se usa para embellecer entradas de grandes propiedades o avenidas. Aunque es un árbol resistente y coriáceo, debe mantenerse alejado del frío y las heladas de invierno tan pronto como se planta. La temporada de siembra es la primavera, preferiblemente a principios de abril, teniendo cuidado de mantener las semillas en el invernadero o en la sombra durante dos inviernos consecutivos. Una vez que se colocan en el suelo completo, notará un crecimiento rápido y exuberante de la planta, con un ritmo de aproximadamente un metro y medio al año durante los primeros veinticinco años de vida, y llegando a treinta metros después de otros veinte años. Los riegos deben ser regulares y constantes durante todo el año, al menos una vez a la semana si vive en un área bastante seca y cálida. Las enfermedades a las que se debe prestar mayor atención son precisamente las relacionadas con la falta de agua, lo que hace que proliferen los hongos Poria o los cánceres más graves de la madera.

L'Olivo



La especie de Olivo más extendida en Italia es la que proviene de Palestina, que en nuestro país ha encontrado un gran éxito por su belleza y riqueza en la producción de alimentos, especialmente en Calabria, Sicilia, Abruzos y Campania, gracias a su clima seco y débil. de precipitación El follaje es exuberante y el tallo liso y coriáceo; Ambos componentes están creciendo constantemente con el tiempo. El olivo es una planta muy áspera, y encuentra su hábitat perfecto en un área cálida y árida con suelo seco y enriquecido con guijarros y grava, mientras que no tolera la humedad y la lluvia abundante, al tiempo que resiste el clima bastante frío. . La siembra debe realizarse a fines del otoño, agregando una mezcla de cenizas de madera, estiércol y compost a la tierra, empujando la semilla a una profundidad de aproximadamente seis o siete centímetros. Después del primer año de crecimiento, es bueno podar regularmente el follaje y los extremos secos de las ramas, para ventilar la planta y favorecer el proceso de reemplazo de las hojas y los brotes. El momento ideal para la poda es el comienzo de la primavera, cuando ya no hay peligro de heladas. Esta planta no necesita una cantidad excesiva de agua, por lo que una sesión de riego en las estaciones frías y una semanal en las cálidas será suficiente. Se debe evitar la proliferación de hongos asegurando que no haya estancamientos de agua, especialmente en el área adyacente a las raíces.

Árboles viejos: Ginkgo biloba



La planta pertenece a la familia Ginkgoaceae, originaria de China y también se llama Fan Tree, debido a la forma de dos lóbulos de sus hojas. El Ginkgo generalmente no supera los veinticinco o treinta metros, y a medida que crece el cabello adquiere una forma piramidal. A pesar de su gran tamaño, no requiere cuidados y atención especiales, ya que se adapta independientemente a las condiciones climáticas en las que se encuentra. Sin embargo, es bueno aumentar el suministro de nutrientes del suelo agregando estiércol y compost orgánico rico en nitrógeno y potasio, para promover el crecimiento y la proliferación, especialmente si se ha plantado recientemente. El suelo ideal es húmedo, drenado y arcilloso, con exposición tanto al sol como a media sombra. El árbol se presta para el uso ornamental de jardines, parques y avenidas, pero para evitar el marchitamiento apical del follaje, será necesario podar regularmente todos los manantiales. Con esta disposición, el Ginkgo traerá al área donde se planta la dimensión vertical característica. Los riegos están limitados a uno por mes en invierno y uno cada quince días con las temperaturas más altas. Con fines preventivos, es útil llevar a cabo un control general de plagas cada tres años.