Plantas grasas

Cultivo de plantas suculentas.


Las suculentas más comunes.


Las plantas suculentas, extendidas en todo el mundo, se caracterizan por un grosor más o menos alto y carnosidad de tallos y hojas. Independientemente de la apariencia, la estructura interna de este tipo de plantas está diseñada para retener agua. Las variedades son muchas, y entre las más cultivadas y comunes se encuentran el cactus, el agave y el aloe. El cactus, que es probablemente la planta suculenta más conocida, pertenece a la familia suculenta. Se adapta perfectamente a todos los climas, tanto a los más secos que a los más calurosos. Los cactus están disponibles en una amplia gama de formas y tamaños, desde aquellos que se desarrollan verticalmente en gran medida, hasta variedades enanas. La planta tiene un tallo central a partir del cual se desarrollan puntas radiantes y flores, que se abren por la noche para evitar que se sequen debido al calor. El agave es conocido por la leyenda de su floración centenaria. En realidad, si se garantiza un tratamiento adecuado, también puede florecer cada quince o veinte años. Muy común en Italia, el agave está disponible en una gran cantidad de variedades, incluida la azul, que se usa para hacer tequila. Finalmente, el aloe, originario de África, se ha extendido de manera tan exponencial que se encuentra en hogares de todo el mundo, también debido a sus beneficiosas propiedades medicinales desinfectantes y antiinflamatorias. La planta tiene hojas gruesas y puntiagudas que irradian del tallo a las partes externas. Cualquiera sea la especie en cuestión, es esencial proporcionar los tratamientos más adecuados para las plantas suculentas, para que vivan bien y durante mucho tiempo en todo tipo de entornos domésticos y jardines.

Como plantar suculentas


Después de elegir el contenedor o el área del jardín, el suelo debe estar preparado, mezclando una parte de tierra y otra de arena, en cantidades iguales. Por lo tanto, será necesario cavar un hoyo no muy profundo, igual a aproximadamente un cuarto de la altura total de la planta. Después de haberlo insertado en el agujero, estará cubierto de tierra, aplastándolo sobre todo en el área adyacente al sistema de raíces. Finalmente, la operación de plantación se completará humedeciendo ligeramente el suelo, para que eche raíces en su mejor momento.

Como cultivar plantas suculentas



Independientemente del tipo de plantas suculentas que pretendas cultivar, es importante saber que todas tienen diferentes características en común. Se originan en áreas con climas áridos, por lo que han desarrollado estructuras adecuadas capaces de retener la humedad. Todas las suculentas están diseñadas para que la estructura principal también sea óptima para la fotosíntesis, que sirve para transformar la luz solar en nutrientes valiosos. En general, las suculentas son bastante simples de cultivar. Sin embargo, debe garantizarse que reciban la cantidad adecuada de luz y calor solar. El suelo debe estar mal drenado y predominantemente arenoso, ya sea que la planta esté en maceta o en campo abierto. Si la planta suculenta se va a colocar en un jardín, debe optar por un área que esté bien expuesta a la luz solar directa. Si, en cambio, desea colocarlos en casa, la mejor opción es colocarlos cerca de ventanas o ventanas francesas, evitando aquellos que estén demasiado expuestos al sol porque el vidrio, al mejorar la acción de la luz solar, podría dañar su estructura. Estas plantas también necesitan ventilación suficiente. Por ejemplo, puede colocar suculentas en el baño, donde hay mucha humedad, y en habitaciones donde las ventanas a menudo se dejan abiertas. Para un jardín al aire libre, por otro lado, deben plantarse en áreas que no estén sofocadas por otros elementos vegetales, para que puedan desarrollarse con total libertad. El suelo debe ser arenoso y poroso, evitando así la adición de humus o fertilizante orgánico. Si se planta en macetas, es mejor elegir un recipiente de barro, ya que seca mejor el suelo. Si, en cambio, planta directamente en el suelo, deberá tener cuidado de dejar que se seque por completo entre un riego y el siguiente. Sin embargo, se debe prestar atención a la apariencia de las hojas: si estas se vuelven pálidas o arrugadas, significa que, por el contrario, el agua suministrada no ha sido suficiente y, por lo tanto, procederá en consecuencia, aumentando el número de riegos.

Cultivo de plantas suculentas: poda y propagación



Las plantas suculentas, aunque son fáciles de mantener, necesitan cuidados adecuados, incluida la poda. Para proceder, agarre suavemente la parte superior del tallo con una mano y con la otra corte las secciones secas o arruinadas, manteniéndose lo más cerca posible de la línea de la tierra, con un movimiento firme. Se debe tener cuidado para mantener la forma original de la planta, sin distorsionarla. La poda se debe hacer una vez al año, preferiblemente al comienzo de la temporada de invierno. Las plantas suculentas se propagan por polinización cruzada y esquejes, sin embargo, el método más adecuado es el segundo. Al final del invierno, se deben cortar dos o tres ramas de la planta y luego sumergirlas en un recipiente con agua, hasta que las raíces hayan brotado. En este punto, los esquejes se trasplantarán a una olla de barro llena de tierra y arena durante la temporada de frío. Al comienzo de la primavera, por lo tanto, estas plántulas se trasladarán a su ubicación final, para que puedan crecer en toda su belleza.